Receta de empanadillas de morcilla con manzana caramelizada

Queda muy bien un contrapunto algo dulce en unas empanadillas saladas. En estas empanadillas lo salado es la morcilla de nuestro pueblo y el contrapunto dulce lo pone la manzana laminada caramelizada de La Tejea.

 

Receta de empanadillas de morcilla con manzana caramelizada

 

Es una receta sencilla, como todas las que hacemos, a la par que muy resultona. Con el toque de la manzana laminada caramelizada se sale de las manidas empanadillas clásicas.

Otras buenas posibilidades para el contrapunto dulce en recetas saladas nos las ofrece también La Tejea con otras de sus estupendas conservas artesanas de fusión, por ejemplo sus famosos pimientos asados en almíbar o su no menos famosa cebolla caramelizada al vinagre de Jerez.

La idea de esta receta la cogimos en un restaurante al que solemos ir, en el que muchas veces tomamos saquitos de morcilla con cebolla caramelizada, que suelen estar buenísimos, y pensamos que con la manzana caramelizada tampoco estaría mal. Y efectivamente, no estaba nada mal, sino que estaba muy bien.

Ingredientes:

– Morcilla buena, de cebolla o similar

Manzana laminada caramelizada de La Tejea

– Las clásicas obleas de empanadilla de toda la vida

– Una cebolla

– Un huevo

Preparación de la receta de empanadillas de morcilla y manzana caramelizada:

 

Lo primero es picar bien picada la cebolla y ponerla a freír a fuego más bien

bajo en una sartén con poco aceite hasta que empiece a dorarse.

 

 

 

Mientras tanto, le quitamos la piel a las morcillas y las cortamos en trozos pequeños para que sean más manejables en la sartén.

 

 

Cuando la cebolla esté en su punto, añadimos la morcilla a la sartén y le damos unas cuantas vueltas, hasta que esté suficientemente hecha, consiguiendo un relleno para las empanadillas del estilo del de la foto.

 

Rellenamos cada empanadilla con un poco del relleno y encima de él un par de laminitas de la manzana caramelizada.

 

 

 

Después de cerrar las empanadillas y de sellar los bordes con un tenedor (¡qué clásico, qué recuerdos de infancia!) las pintamos por encima con huevo batido. Y al horno.

 

Con el horno precalentado a 200º, las mantenemos hasta que se vean hechas

y con buena pinta, más o menos 10-12 minutos. El resultado es así de atractivo.

 

 

Manzana caramelizada en empanadillas de morcilla

Salen “un par de buenos platos de preciosas empanadillas de morcilla y manzana caramelizada”, que dan ganas de comérselas sobre la marcha aunque quemen una barbaridad. La recomendación es vencer la tentación y dejar que se enfríen para tomarlas tibias o incluso frías del todo.

Dejamos algunas para el día siguiente y nos gustaron más totalmente frías.